RECUPERANDO A LOS HIJOS


Uruguay. 1973 - 2013
A CUARENTA AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO CÍVICO-MILITAR
*
Re-Construyendo identidades.
MARCAS DE LA MEMORIA
*

*
26 de diciembre de 1983
NIÑOS EN VUELO DESDE EL EXILIO

La tierra nunca es ausencia
cuando se lleva en el corazón.

José Carbajal “el Sabalero”, La flota
*

NO ES DICTADURA

Prohíbese la divulgación
de todo tipo de información que,
directa o indirectamente,
se refiera a lo dispuesto por el presente decreto
atribuyendo propósitos dictatoriales al Poder Ejecutivo

*

*
El decreto N° 464/973 del 27 de junio de 1973

EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA DECRETA
1°. Declárase disueltas la Cámara de Senadores y la Cámara de Representantes.
2°. Crease un Consejo de Estado, integrado por las miembros que oportunamente
se designarán con las siguientes atribuciones;
a) Desempeñar independientemente las funciones específicas de la Asamblea General;
b) Controlar la gestión del Poder Ejecutivo relacionada
con el respeto de los derechos individuales de la persona humana y
con la sumisión de dicho Poder a las normas constitucionales y legales;
c) Elaborar un anteproyecto de Reforma Constitucional
que reafirme los fundamentales principios democráticos y representativos,
a ser oportunamente plebiscitado por el Cuerpo Electoral.
3°. Prohíbese la divulgación por la prensa oral escrita o televisiva de todo tipo de información,
comentario o grabación que, directa o indirectamente,
mencione o se refiera a lo dispuesto por el presente decreto
atribuyendo propósitos dictatoriales al Poder Ejecutivo,
o pueda perturbar la tranquilidad y el orden público.
4°. Facúltase a las Fuerzas Armadas y Policiales a adoptar las medidas necesarias
para asegurar la prestación ininterrumpida de las servicios públicos esenciales.
*

*
MARCAS COMO ABRAZOS, MARCAS COMO HUELLAS.
NIÑOS EN VUELO DESDE EL EXILIO

*

*
Invitación y Promemoria.

En el marco de los 40 años del golpe de Estado en Uruguay,
Marcas de la Resistencia y la Memoria.
*

El jueves 5 de diciembre de 2013,
a las 17.00 hs.,
se inaugura una nueva “Marca de la Memoria” en el local sindical de la
Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU),
Reconquista 574 esq. Brecha, Ciudad Vieja,
en reconocimiento al aporte de la Asociación en la reorganización sindical y recordando el lugar donde se desarrollaron múltiples acciones de resistencia. En esta jornada se conmemoran también los 30 años del viaje de 154 niños provenientes del exilio uruguayo, que a su llegada a Uruguay,
el 26 de diciembre de 1983,
desde el aeropuerto de Carrasco fueron conducidos a este local en una caravana de ómnibus.
La Coordinadora del Transporte del Pit-Cnt se encargó de los vehículos,
los niños pudieron abrazar a sus familias
y un pueblo se volcó a la calle para recibir a sus hijos.
*

MARCAS COMO ABRAZOS
La memoria requiere de un lugar desde donde acontecer y reconstruir.
De todo esto tiene que dar cuenta la ciudad.

*

*
En agosto de 2006 se realizó en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República la presentación del proyecto “Lugares de la Resistencia”, ante el pedido realizado por la Asociación Memoria de la Resistencia 1973-1985. La tarea había sido asignada al Instituto de Diseño y desarrollada por el programa de Diseño de Comunicación Visual.
No fue poco el tiempo ni los acontecimientos que ocurrieron desde la presentación hasta este 24 de junio de 2010, día en que la Junta Departamental de Montevideo aprobó el proyecto. La resolución, votada en forma unánime por todas las fuerzas políticas allí representadas decidió “la instalación en la ciudad de marcas urbanas como conjunto de lugares simbólicos de la resistencia a la dictadura cívico-militar, del pueblo uruguayo”.
Dicha instalación se realizará mediante un convenio elaborado entre la Asociación, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, la Intendencia de Montevideo y el PIT-CNT.
Si se hace memoria y se ordenan los acontecimientos transcurridos entre estas fechas, particularmente los vinculados a la recuperación de la historia reciente, podría explicarse la razón del tiempo transcurrido.
Interpelamos a la sociedad por la presencia consecuente de los familiares de desaparecidos pero también al incorporar el valor del papel jugado por el pueblo en la resistencia a la dictadura. Este ejercicio de análisis realizado por la Asociación Memoria de la Resistencia, sumado a su persistencia, permitió ratificar una consideración inicial: la dictadura cívico-militar que padeció el país afectó a todos los uruguayos. En consecuencia, multiplicidad de actores participaron en la resistencia a la dictadura, interviniendo en diversos planos de la sociedad y en distintas formas, fragmentarias, individuales u organizadas. Poner de relieve esta participación, no como mero discurso sino como señas de identidad permitirá apreciar el hilo conductor que existe, por ejemplo, entre la movilización popular del 9 de julio de 1973 en la plaza del Entrevero, durante la Huelga General y el multitudinario acto del 27 de noviembre de 1983 en el Obelisco.
De todo esto tiene que dar cuenta la ciudad. La memoria requiere de un lugar desde donde acontecer y desde donde reconstruir. Para hacerlo en estos años, se debió recrear infinitos gestos, miradas y sucesos –muchas veces encontrados en su valoración– pero siempre en el entendido de que la vida de cada uno de nosotros está afectado por una serie de “marcas-lugares-símbolos”. Ellos conforman nuestra memoria, marcan y nos marcan, entrelazando los planos de lo público y lo privado, lo individual y lo colectivo, el pasado y el presente.
Apelamos a una memoria colectiva que se despliega en un marco social y que es capaz de recordar en tanto se resitúa en ese marco. Todo esto, creemos, permitió el enriquecimiento político del proyecto y el apoyo unánime del gobierno departamental. Y si nombrar el pasado es darle una interpretación, hemos librado una batalla por la memoria. Lo hemos hecho en el espacio público de la ciudad, aquello que nos fue prohibido por formar parte de nuestro acervo cultural y político. Allí se instalarán las marcas-lugar que generen un espacio para el encuentro. Serán un lugar-símbolo para detenerse, para estar, para dar lugar a la memoria. Serán también un lugar-dato que identifica el sitio de la resistencia actuando como dato-fragmento que en forma sistemática compone el todo y nos dignifica.
Las marcas urbanas ¿Vuelven presente las ausencias? ¿Señalan, denuncian, recuerdan? ¿Qué sentimiento no hemos compartido aún recordando la sede de un sindicato, con dirigentes presos, trabajando en la clandestinidad, convertido en una comisaría? Y cuál es el relato de la emoción contenida ante una sala teatral vulnerada, ajena, cuando todavía sentíamos los ecos explosivos: ¡Cuidado comendador, cuidado comendador!
La construcción que nos planteamos no resulta de una sola intervención, se sumará a distintas expresiones ya existentes y a otras, que nuevas generaciones volverán significativas a través de su propio diálogo con el pasado.
Las marcas urbanas de este proyecto se convirtieron en monumento por disposición del órgano legislativo departamental, en consecuencia se necesitaba para su aprobación una mayoría especial de voluntades políticas y culminó votándose por unanimidad. Seguramente hemos comprendido su verdadera monumentalidad, la que encierran miles de actitudes y acciones humanas en la conquista de la libertad.

* Marcas como abrazos, artículo de Antonia Yáñez en la revista “No te olvides”, Nro. 10, 2012.
Fuente: “Asociación Memoria de la Resistencia 1973-1985”,
Proyecto “Marcas de la Memoria”.
*

MARCAS COMO HUELLAS
La gente manda cariño,
manda nostalgia,
manda tristeza.
La gente no cree en la muerte,
quiere la vida, busca belleza.

*

*
De José Carbajal, “el Sabalero”, audio (duración 5’24”),
La flota.
*
La flota
Volver ...
volver a ver tu cielo azul,
sentir ...
tu verde canto de mar,
amor.

Vivir ...
con renovada alegría
la esperanza que un día / fue
tu calor tierra mía, / y se ...,
se perdió en el adiós.

Volver ...
desde los tercios del alma gris,
a ti, madre tibia y brutal,
dolor.

Sentir ...
como rebrota la infancia
de la oscura distancia / que
nos quemaba la vida ayer
y hoy es puente de amor.

La gente manda cariño,
manda nostalgia,
manda tristeza.
La gente no cree en la muerte,
quiere la vida, busca belleza.
La barra soltando amarras
anda el camino de la querencia.
La tierra siempre se aferra
a los rincones del corazón.
La flota no quiere otra
que ver la tierra donde nacimos.
El tiempo vendrá cantando
lo que ganamos, lo que perdimos.
Volver es robarle al tiempo
la batallita de la experiencia.
La tierra nunca es ausencia
cuando se lleva en el corazón.

Volver ...
desde los tercios del alma gris,
a ti, madre tibia y brutal,
dolor.

Sentir ...
como rebrota la infancia
de la oscura distancia / que
nos quemaba la vida ayer
y hoy es puente de amor.
*

*
La gente manda cariño,
manda nostalgia,
manda tristeza.
La flota no quiere otra
que ver la tierra donde nacimos.
La barra soltando amarras
anda el camino de la querencia.
La tierra siempre se aferra
a los rincones del corazón.
Volver es robarle al tiempo
la batallita de la experiencia.
La gente no cree en la muerte,
quiere la vida, busca belleza.
El tiempo vendrá cantando
lo que ganamos, lo que perdimos.
La tierra nunca es ausencia
cuando se lleva en el corazón.

Volver ...
volver a ver tu cielo azul,
sentir ...
tu verde canto de mar,
amor.

Vivir ...
con renovada alegría
la esperanza que un día / fue
tu calor tierra mía, / y se ...,
se perdió en el adiós.

*

Con José Carbajal, “el Sabalero”, audiovisual (duración 5’42”),
La flota.
*

*
NIÑOS EN VUELO DESDE EL EXILIO

Audiovisual (Canal 10 de Uruguay, duración prevista 12’49”, pero lamentablemente se corta antes),
El viaje de los niños.
*

*
Cantos de Abrazo y Huella:
en 2’15”: Se va a acabar, se va a acabar, la dictadura militar
en 4’40”: El pueblo unido jamás será vencido
en 4’55”, “La flota”, canción de José Carbajal, “el Sabalero”,
La gente manda cariño, manda nostalgia, manda tristeza ...
La tierra nunca es ausencia cuando se lleva en el corazón ...

*

*
Cuando se despidieron del Uruguay,
los niños partieron de aquel mismo local sindical de Aebu,
donde los habían abrazado a la llegada.
Una huella inolvidable,
para ellos y para toda aquella gente de corazón tan grande.
En aquel caluroso verano, entre quienes despedían había un heladero
y por supuesto que antes de que los niños terminaran de subir a los ómnibus,
él ya había terminado de vender sus helados;
entonces subió él también a uno de los ómnibus
y acompañó al aeropuerto a esos niños, hijos del pueblo uruguayo.
Cosas pa’ no creer, aura que dice –comentó Don Verídico–,
que los chiquilines terminen con cuanto helado haiga, es resabido,
pero que también se lleven al heladero, jamás había oído.
*

TUS PADRES VOLVERÁN
Los hijos del exilio ...
Los niños miraban atónitos
por las ventanillas de los ómnibus,
mientras la gente los saludaba con banderas uruguayas,
gritando al unísono
el impresionante grito de “tus padres volverán”.

*

*
“Tus padres volverán”, proyecto para un documental.
Sinopsis

Cecilia nació en La Habana y a los 7 años se fue y nunca volvió; siempre habla de su gente, del malecón y de sus colores. Cada vez que a Guzmán le preguntan de qué nacionalidad es, dice: uruguayo, a pesar de que le cuesta mucho hablar español por vivir en Italia desde que se exilió con sus padres. Fernando no ha encontrado su lugar en el mundo y en unos meses volverá a cambiar de país. Marcos no ha olvidado nunca a los compañeros del barrio, los juguetes que le tocó abandonar y los momentos cuando montaba a caballo con su tío en Uruguay. Jorge espera cada día de su vida en reencontrarse una vez más con sus familiares y los lugares que ha dejado atrás “en una vida llena de retiradas”. Roberto dice que “ser hijo de un exiliado político es cargar una mochila muy grande, que aprendes a llevarla o te pesa toda la vida”.
Esta es la historia de 7 de los 154 niños, entre 3 y 17 años, que en 1983, cuando la dictadura militar uruguaya estaba llegando a su fin, volaron solitos desde Europa a Uruguay en un chárter puesto por el gobierno español. Eran hijos de exiliados políticos de Uruguay, que imposibilitados de regresar a su país, enviaron a sus hijos a conocer por primera vez a sus familiares directos y a su país de origen.
El avión arribo al mediodía en uno de los días de más calor en la historia de Uruguay. En el aeropuerto no había nadie, era un panorama totalmente desolador y triste porque los militares habían restringido el ingreso a sus familiares. Rápidamente, sin explicarles mucho, sin sellarles sus pasaportes y sin entregarles el equipaje, los subieron a 10 ómnibus urbanos y los sacaron del aeropuerto. La sorpresa fue que a los lados de la ruta, las calles y la rambla, había miles de personas esperándolos, los tocaban llorando, les decían cosas que muchos no entendían, les daban agua y de las casas los regaban con mangueras para hidratarlos. Los niños miraban atónitos por las ventanillas de los ómnibus mientras la gente los saludaba con banderas uruguayas, gritando al unísono el impresionante grito de “tus padres volverán”.
*

*
Desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad hay sólo 18 km, la caravana demoró 4 horas y media en llegar; habían vuelto “los hijos del exilio”. En lugar de los padres viajaron los hijos; llevaban en sus maletas no sólo abrazos a gente desconocida, sino mensajes de adultos que en esa edad y para muchos eran inentendibles. Volvieron con postales de aquel país idealizado, triste y raro. Un país que hasta el día de hoy muchos se preguntan si es el de ellos, porque este gesto de buena intención, pero cargado de un mensaje político, no sólo sembraría en la historia de los países la lucha por los derechos humanos y la libertad política, sino que marcaría en la vida de muchos niños, factores importantes para el desarrollo de su identidad.
Hoy Jorge vive en Dinamarca, Marcos en Bélgica, Guzmán en Italia, Roberto en Chile, Cecilia, Fernando y Salvador en Uruguay, algunos ya son padres, otros recién lo han sido y viven con sus hijos lejos de sus familiares. Aún conservan y rememoran ese gesto de libertad que emocionó y unió a todo un país, y que devolvió la esperanza a un pueblo dividido y distanciado; pero a partir de él reflexionan sobre cómo ha sido su vida como hijos de exiliados políticos, sobre el rol que tuvieron que cumplir en aquel momento, sobre las personas, lugares y cosas que han abandonado por ir detrás de sus padres, y sobre una vida que les ha llevado años recomponer y que para algunos es casi imposible armarla, 30 años después.
Esta película trata sobre 7 niños que a partir de un hecho puntual han tratado de reconstruir su identidad hasta el día de hoy, ya adultos; porque a diferencia de cualquier otro niño que ha crecido en un solo lugar, junto a sus familiares y vecinos del barrio, los hijos de exiliados políticos han vivido una vida en retirada, abandonando una y otra vez aquello a lo que se han aferrado.
*
Fuente: Tus padres volverán, proyecto para un documental.
Guión y Dirección: Pablo Martínez Pessi.

* Véase también artículo en La República, 25/11/2013,
Hace tres décadas llegaban a Montevideo los niños del exilio.
***