ANTONIO BERNI. PAN Y TRABAJO


¡VIVA EL PRIMERO DE MAYO!
¡ARRIBA LOS QUE LUCHAN!


«««°»»»

«Spies grita:
‘La voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que
cuantas palabras pudiera yo decir ahora’.

Les bajan las capuchas,
luego una seña, un ruido, la trampa cede,
los cuatro cuerpos caen y se balancean en una danza espantable…»

(Relato de José Martí que cubrió como periodista
la ejecución en Chicago, noviembre de 1887)

August Vincent Theodore Spies
(alemán, 31 años, periodista,
uno de los cuatro ahorcados por las manifestaciones de mayo de 1886)
Manifestación
Antonio Berni
Año: 1934
Técnica: Temple sobre arpillera
180 x 249,5 cm
Malba, Buenos Aires

«««°»»»

11 de noviembre de 1887 - Chicago
por Eduardo Galeano

Cada primero de mayo serán resucitados.
Les espera la horca. Eran cinco, pero Lingg madrugó a la muerte haciendo estallar entre sus dientes una cápsula de dinamita. Fischer se viste sin prisa, tarareando "La Marsellesa". Parsons, el agitador que empleaba la palabra como látigo o cuchillo, aprieta las manos de sus compañeros antes de que los guardias se las aten a la espalda. Engel, famoso por la puntería, pide vino de Oporto y hace reír a todos con un chiste. Spies, que tanto ha escrito pintando a la anarquía como la entrada a la vida se prepara, en silencio, para entrar en la muerte.
Los espectadores, en platea de teatro, clavan la vista en el cadalso. Una seña, un ruido, la trampa cede... Ya, en danza horrible, murieron dando vueltas en el aire.

José Martí escribe la crónica de la ejecución de los anarquistas en Chicago. La clase obrera del mundo los resucitará todos los primeros de mayo. Eso todavía no se sabe, pero Martí siempre escribe como escuchando, donde menos se espera, el llanto de un recién nacido.

Fuente:
Eduardo Galeano, Memorias del Fuego,
en Cuba Debate


«««°»»»

28 DE ABRIL. UNA FLOR PARA SENDIC



¡RAÚL SENDIC VIVE!
¡LA LUCHA SIGUE!
Raúl “el Bebe” Sendic
Fotografía de Nancy Urrutia,
en el MuMe, Museo de la Memoria, Montevideo.

«««°»»»

Una flor para Sendic
28 de abril de 2021
«««°»»»
Encuentro de Raúl Sendic con Fidel Castro

«««°»»»
Fotografía de Raúl Sendic herido,
cuando cae detenido el 1° de setiembre de 1972,
con un balazo que le atravesó la cara.

«««°»»»

Audiovisual preparatorio para el 28 de abril de 2028
La mayoría de las fotos son de la conmemoración realizada en abril de 2014.
El audio, en aquel momento, fue elaborado por Espacio Reactiva.
El audiovisual puede verse y descargarse desde el enlace siguiente:
Una flor para Sendic,
la lucha sigue


«««°»»»
«««°»»»
«««°»»»

Album de fotografías
El álbum puede verse en:

Una flor para Sendic


Descripción: El álbum contiene los audiovisuales
“Una flor para Sendic” (2014, 3’01”),
“Recordando al Bebe Sendic” (2018; 9’01”) y
“Una flor para Sendic, la lucha sigue” (2021; 3’51”)

«Una flor para Sendic»
Acto realizado el 26 de abril de 2014, en el cementerio de La Teja, Montevideo,
en conmemoración de los 25 años de la muerte de Raúl “Bebe” Sendic.
Audiovisual con música “Sólo digo compañeros”, de Daniel Viglietti,
interpretada por Ezequiel Fascioli en dicho acto.

«Recordando al Bebe Sendic», por Washington Rodríguez Belletti
Acto realizado el 28 de abril de 2018, en el cementerio de La Teja, Montevideo,
en conmemoración de los 29 años de la muerte de Raúl “Bebe” Sendic.
La hija de Washington Rodríguez Belletti leyó las palabras que su padre, al cumplir sus 90 años, dedicó al Bebe Sendic.
Audiovisual con la grabación en vivo de Washington Rodríguez Belletti con ocasión del festejo de sus 90 años.

“Una flor para Sendic, la lucha sigue”
Audiovisual preparatorio del 28 de abril de 2021
La mayoría de las fotos son de la conmemoración realizada en abril de 2014.
El audio, en aquel momento, fue elaborado por Espacio Reactiva.

«««°»»»
«El río da muchas vueltas
pero sabe donde va»
Raúl Sendic Antonaccio
Chamangá 16-03-1925

Monumento conmemorativo en Trinidad, Flores,
departamento natal de Raúl Sendic.

«««°»»»
«««°»»»
«««°»»»

TEJIENDO MEMORIAS. NO SE RINDAN NUNCA



A LOS CHICHÍ CÁMPORA,
QUE FUERON Y SIGUEN SIENDO TAN POCOS
Y TANTOS
David “Chichí” Cámpora
fue un compañero,
conocido militante tupamaro,
que en palabras de Carlos Liscano:

«David, Chichí para casi todo el mundo, decidió irse el 28 de marzo. Tenía 86 años, 14 más que yo. Compartimos organización política, aunque nunca militamos juntos. Compartimos cárcel y, muy importante, fuimos vecinos, celdas 14 y 15 del segundo piso del Penal de Libertad. Esa forma de vecindario, el pertenecer al mismo «barrio» en la cárcel, vincula de un modo difícil de describir. Todos los días uno comparte dolores y tristezas. Pero también risas, lecturas, noticias, pequeñas historias, cómo fue que David conoció a la madre de sus hijos.

En 1985 se publicó Las manos en el fuego, de Ernesto González Bermejo, trabajo en el que Cámpora es el protagonista principal. Cuando el libro todavía no estaba en las librerías, la editorial Banda Oriental me ofreció un ejemplar porque, me contaron, yo aparecía allí. No lo acepté ni presté atención a la información. A pocas semanas de haber recuperado la libertad yo no estaba en condiciones de darme martillazos en el dedo leyendo historias de la cárcel. Eso fue lo que sentí.

Tres años después, en Estocolmo, mi amigo Paco Uriz, a quien González Bermejo había enviado el libro, volvió a hablarme de lo mismo. Hasta ese momento, 1988 más o menos, yo estaba convencido de que no había nada para contar sobre las experiencias de la cárcel. ¿De qué se iba a hablar, de dolor, de miserias humanas? Pero aquella noche en casa de Paco y Marina me vino curiosidad por saber qué y cómo lo contaba David. Volví a casa y empecé a leerlo en la cama. Lo terminé al amanecer.

Las manos en el fuego fue tal vez el primer relato testimonial sobre la dictadura en Uruguay. Instaló un asunto, la memoria reciente, e hizo ver la necesidad de conocer, y aceptar, qué nos había pasado. Lo seguirían muchos testimonios, que, sumados a los trabajos académicos hechos dentro y fuera del país, llegan hoy a cientos y miles. En mi opinión, sirvieron, sirven, para conocer y también para sensibilizar. Eso fue lo que me pasó a mí. El relato me ayudó a entender que contar lo ocurrido era necesario para mí, y era también una obligación que teníamos con la sociedad.

... ... ...

En algún momento, cuando yo trabajaba en la Biblioteca Nacional, necesitábamos una información que muy pocos, entre ellos Cámpora, podían tener. Lo llamé, le conté de qué se trataba, le dije que era para una investigación. Al poco rato me llamó para darme los datos que le pedí. No quiso que su nombre apareciera en la publicación. Ese era Chichí. Había recopilado papeles para ponerlos al servicio de la comunidad y no para destacarse personalmente.

Se despidió por carta y con un mensaje de voz dirigidos a sus viejos compañeros. No me extraña. No podía no hacerlo. Como siempre, tenía que dejar todo bien organizado. Explicó que la posibilidad de elegir la muerte propia estuvo siempre en su pensamiento en caso de que sintiera que podía perder independencia y dignidad. Fue en ejercicio de ambas que tomó la decisión.»

Fuente: semanario Brecha, El archivo Cámpora , 09/04/2021

«««°»»»

En recuerdo de David “Chichí” Cámpora,
en uno de sus cumpleaños,
Chiquito Terra cantando el tango “Así fui yo”

«««°»»»

La solidaridad contra la que no pudieron los Eduardo Ferro,
contra la que no pudo la dictadura.


«°»

El pasado sábado 27 de marzo, fuimos a esperar a Eduardo Ferro, imputado por múltiples delitos de lesa humanidad, ya que lo conducían al juzgado de la calle Uruguay esquina Convención, en Montevideo. Lo traía Interpol directamente desde el aeropuerto de Carrasco, donde había llegado proveniente de España, donde se había refugiado y donde ya había escapado de la detención precedentemente. La cita en el juzgado estaba programada para las 11 de la mañana y por un por si acaso, que cabe siempre en estas situaciones, fuimos a eso de las 10.

¿Qué tiene que ver esto con el Chichí y con esa resistencia y solidaridad popular que no han logrado destruir? Es lo que brevemente intento contarles.

No éramos una multitud, pero sinceramente ya emocionaba que esperando a un asesino estuvieran las pancartas de algunos desaparecidos representando a todo un pueblo resistente y en lucha. Se cantaron antiguas y nuevas consignas, en consonancia con las edades de quienes estábamos ahí: algunos muy veteranos y muchos muy jóvenes, con el mismo promedio de edad de los desaparecidos ... y con la misma frescura y con los mismos sueños, poniéndole el cuerpo al nuevo odio fascista enceguecido.

«°»

No se rindan nunca
Mucha gente al pasar nos preguntaba por qué estábamos ahí, y se formaron muchas rondas de memoria y testimonios. En cierto momento, me encontraba junto a una compañera con su pancarta y pasa una muchacha y nos dice, con el puño alzado: ¡No se rindan nunca! Es lo primero que quería contarles.

«°»

¿Dónde están?
Eduardo Ferro optó por no declarar nada, supimos luego, pero igualmente la audiencia se prolongó bastante, más o menos hasta las 18.30, dado que los abogados interpusieron recursos de inconstitucionalidad y nulidad, como nos hemos acostumbrado a escuchar en este paraíso de los impunes. A cierta hora de la tarde, en uno de los apartamentos de un edificio vecino al juzgado, aparece un cartel con la imagen de la margarita, que identifica a la asociación de madres y familiares de desaparecidos, y nuevamente, apenas colocado el cartel, vemos que quien lo ha puesto alza el puño saludándonos. Era 27 de marzo, y apenas tres días antes, Plaza de Mayo en Buenos Aires se llenó nuevamente con tanta gente reclamando a sus desaparecidos; todavía me resuenan las mil veces que las viejas madres y abuelas repitieron a la multitud, con total humildad y fuerza: Gracias por habernos acompañado hoy y siempre, sin ustedes nuestra lucha no habría sido la que fue, y, sobre todo, ya estamos seguras que nuestra lucha seguirá siendo en ustedes. Eso decía el cartel colocado en el apartamento cercano al juzgado: ¿Dónde están?, pregunta a la que no ha respondido Ferro ni los valientes militares de nuestras fuerzas armadas. Ese ¿Dónde están? ondeando en un balcón es lo segundo que quería contarles.

«°»

¿Un omelette? ..., ¿y un cafecito con leche?
Finalmente, algo muy personal pero que creo resume muy bien el tema del que estamos hablando. A una cierta hora, digamos a eso de la cuatro de la tarde, se me acerca un hombre al que no reconozco y que en principio creo se trate de alguno de quienes estaban allí frente al juzgado. Me dice: estás aquí desde la mañana, te puedo traer un omelette si querés. Ya el tono de la oferta era sumamente solidario, pero respondí que no, agradeciéndole mucho. Entonces me insistió diciéndome: ¿y un cafecito con leche? Ahí acepté y veo que no se integra a ningún grupito de los que estábamos ahí, sino que entra en otro edificio de apartamentos cercano al juzgado, Al rato vuelve con un cafecito con leche, en vaso tipo aquellos de bares donde antes te servían los capuchinos largos, cucharita, azúcar y dos bizcochitos. Mismo antes de irnos, le llevé el vasito al apartamento que me había indicado, y cuando se lo agradecí me dijo: por nada compañero.

«°»

Eso es lo último que quería contarles, aunque también podría agregarles que, como pasa siempre, cada actividad vale por sí misma y por la posibilidad que nos da de estos abrazos. Porque me quedaron sin relatar tantas otras cosas, como la presencia de compañeros sindicalistas, cada uno con sus mundos y sus luchas, de la salud, de Ute, del Inau, los dulceros y los gastronómicos .

«°»

Por toda esa lucha y solidaridad es que dieron su vida
compañeros como el Chichí Cámpora

«°»

y otro agregó refiriendo a su amistad con Chichí:

... porque detrás de nosotros
estamos ustedes ...


«°»

...y si no con el vientito

y otro, cuando le respondí:
aquí vamos mientras nos dé la nafta,
me miró sonriente y me dijo:
y si no con el vientito.

«««°»»»

MERCEDES, JUNTO A TU PADRE Y TU HIJA, VIVES EN EL CORAZÓN DE LOS PUEBLOS



... ACÁ NO SE VIENE A LLORAR ...

MARÍA DE LAS MERCEDES “POROTA” COLÁS DE MEROÑO
Madres de Plaza de Mayo
Mercedes "Porota" de Meroño


«««°»»»

ENTREVISTA A MARÍA DE LAS MERCEDES COLÁS DE MEROÑO

A veinte años del inicio de la lucha de las Madres de Plaza de Mayo, esta entrevista a María de las Mercedes Colás de Meroño (1925), activa luchadora de la Asociación, es el homenaje de “Razón y Revolución”. La historia de Porota condensa dos episodios trágicos de nuestro corto siglo. Esta entrevista es el relato de sus afectos, de su vida cotidiana y de su lucha.

HISTORIA DE POROTA: "TODA ESPAÑA SE ME VINO ENCIMA"

Entrevista de Roberto Amigo

- ¿Cómo fue tu infancia?
- Hasta los seis años viví en la Argentina. Mi papá era albañil, era anarcosindicalista. Conocí a muchos anarquistas porque mi papá iba al sindicato; cuando se enteraba de que a alguno lo iban a deportar lo traía a casa. Yo conocí en esa época a muchos italianos. Salía a trabajar mi papá porque ellos estaban perseguidos, era muy solidaria mi casa. Me acuerdo que mi papá tenía un lindo carácter. Mi mamá le decía "José María no tenemos, hay poco para comer" y mi papá decía "patatas para todos Melchora". Y bueno después vino el golpe de Uriburu y también a él lo persiguieron y nos tuvimos que ir a España. Me fui de acá cuando tenía seis años. Nací en el 25, me fui en el 31. Creo que fue en 31 o principios del 32, no recuerdo bien era muy chica. Volví en diciembre del 39. Pasé un año de guerra civil española donde fusilaron a mi papá y a mí que tenía 11 años me cortaron el pelo al acero. Cuando llegué acá, a los 14 años me puse de novia con mi marido. Tuve un matrimonio muy feliz, muy lindo, no me arrepiento ni un día de vida de la que viví con él y tuvimos una hija, concebida y criada por amor. Y mi hija desapareció en la otra dictadura, la de la Argentina. Mi única hija Alicia, desaparecida.

- ¿Qué recordás de esa España del lado republicano?
- Recordaba una España muy linda ... ir al sindicato. Yo iba con mi papá a todos lados, éramos muy compañeros. Yo era muy chica y enseñaba a leer y escribir a los campesinos. El pueblo que me crié antes de la guerra civil era un pueblo chico de Navarra donde había mucha gente analfabeta. Yo era chica, pero en mi casa siempre hubo muchos libros; había aprendido a leer desde muy chica, y enseñaba. Me acuerdo de los pizarrones del sindicato, me acuerdo como se hacían las reuniones, como se levantaban actas, como se pedía la palabra, como se votaba, como se respetaba la mayoría, y desde muy chica estuve entre esas cosas. Por ejemplo, recuerdo que una vez había 28 albañiles y había trabajo para 25, entonces en el sindicato se resolvió que se rotaban y trabajaban todos. Mi papá se podía haber salvado, eran cinco que agarraron en Tudela, porque la familia de un hermano de él era oriunda de Tudela, y tenía conocimientos. Del pueblo los fueron a buscar porque los querían fusilar en la plaza pública, como mi papá era un dirigente sindical querían ponerlo como escarmiento, en el paseo. A mi papá le dijeron que se podía salvar, y él dijo: "¿todos?", no "tú". El dijo: "todos o ninguno". Y fue ninguno. El orgullo que yo tenía y el amor que tenía por mi padre, mi hija también lo sabía. Cómo lo fusilaron, cómo me cortaron el pelo al acero a mí. El orgullo de todo eso. Cuando vine a la Argentina tuvimos que ponernos a trabajar, nos habían sacado todo lo que teníamos, vinimos sin un centavo. Yo tenía unos tíos acá que nos pagaron el viaje, como ellos no podían habían pedido dinero, y para pagarles tuvimos que trabajar mi madre, mi hermana y yo, mi hermano tenía cuatro años. Cuando me casé mi marido trabajaba en Grafa, y hubo una huelga de brazos caídos y se hizo una reunión en el Luna Park, y yo fui aunque no trabajaba y vi que hablaban los oradores pero la gente no escuchaba. Había punteros que gritaban ¡Perón, Perón! y todo el mundo gritaba. Había oradores pero la gente no escuchaba ... yo trataba de escuchar, estaba acostumbrada que se escuchara, y cuando me di cuenta que nadie escuchaba y a todo el mundo le decían lo que tenía que opinar, aplaudir o decir le dije a mi marido esto no sirve, esto es una barbaridad, acá nadie opina acá te llevan, y eso lo dije por la experiencia que había tenido de chica, yo ya entonces tenía 21 años.

- ¿Tu marido fue siempre trabajador textil?
- Mi marido primero trabajaba en un corralón de materiales, después fue trabajador textil. Y después en mi casa tenían una empresa de transportes, hacíamos mudanzas, y empezó a trabajar con nosotros en casa. Después nos independizamos, nos hicimos lo que se llama una buena posición económica. Pero mi hija siempre fue quien fue, estaba muy orgullosa de su abuelo, porque todo lo comuniqué a mi hija.

- ¿Tuviste algún contacto con lucha barrial o sindical hasta integrar Madres de Plaza de Mayo?
- Creía que había dejado de hacer todo, que me había puesto muy burguesa. Pero después analizando recordé que yo estaba embarazada de mi hija y actuaba, hacia teatro, en el PEAVA, Patronato Español de Ayuda a Victimas Antifascistas. En la época peronista iba a ver a los presos políticos, a los presos anarquistas que ponían muchos en las cárceles. He venido mucho al Cuarto y Quinto del Departamento de Policía, he ido a la cárcel de Devoto. Porque había mucha gente que ponían detenida, también tuvimos que quemar muchos libros, porque el que los tenía iba preso. Pero no me acordaba de todo eso, lo recordé después.
Informe “Nunca Más”, ilustrado por León Ferrari.
Carátulas de los fascículos editados por Página 12.
Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti,
Buenos Aires
*

- ¿Tu vida familiar cómo era?
- Hermosa. Estaba muy enamorada de mi marido, y mi marido de mi también. Un hija muy llena de vida, muy simpática, muy querida por todo el mundo. Vivimos siempre en la casa de mi mamá que se había vuelto a casar con otro hombre. Es difícil tener dos padres en la vida y que a los dos los quieras. Y yo tuve dos padres, que los quise mucho y estoy muy orgullosa de los dos. Yo creo que todo ese amor que recibí en mi infancia, es lo que me hace poder luchar con amor por todo lo que estoy haciendo ahora.

- ¿Cómo recordás a Alicia?
- Físicamente mi hija era muy bonita, y de adentro era mucho más linda todavía. Alicia era muy simpática, muy dada con todo el mundo, muy solidaria. Me enseñó muchas cosas, yo aprendí mucho de mi padre pero aprendí mucho de mi hija. Creí que me había aburguesado mucho. Trabajé mucho, mucho trabajé, muchas horas, mucho tiempo. Pero como tenía un matrimonio muy lindo, me dediqué mucho a mi casa, a mi marido, íbamos juntos a todos lados. Y mi marido es un hombre que en su casa no había mamado lo que yo mamé, venía de una familia muy católica y yo soy atea. Y le costó mucho a la familia de mi marido aceptar eso. La única discusión que tuve con mi marido, la única vez que nos enojamos fue porque en un picnic que hacía Talía hubo una conversación, a la que yo había invitado al hermano mayor de mi marido, sobre el amor libre. Yo hablé de amor libre. Mi viejo, que lo perdí cuando era tan joven, me dijo siempre que el amor no se mide por una libreta, que es más inmoral acostarse con un hombre porque te une una libreta que acostarse con un hombre por amor; que era prostituirse todos los días cuando vos no querías a un hombre y te obligaba una libreta a acostarte, y que por amor nada es prostitución. Cuando perdí a mi padre tenía once años, y las conversaciones con él me sirvieron para toda la vida. Esto sirvió para que dijeran a mi marido, que yo era una loca, y esto, y aquello.

-... en qué año fue ese picnic?
- Me casé a los 19 años, así que eso fue cuando yo tenía 18 años. En el 43. Tenía mis convicciones seguras, pero le dije a mi marido ya que pensás así, y tu familia también, para acostarte conmigo te vas a tener que casar. Así fue. Había ese concepto machista de que la mujer que se entrega a uno, se puede entregar a cualquiera. Ocho días aguantó mi marido sin venir, y cuando vino, volvió.

- ... y Alicia?
- Alicia... Alicia. En estos días que me mudé, estuve viendo cosas de ella. Tenía una biblioteca enorme, que se la regalé a los chicos del grupo de solidaridad. Los libros es para que se lean, no para tenerlos guardados en una biblioteca. Creo que mi hija estaría muy contenta de que los hijos de hoy tengan la biblioteca de ella. Encontré dedicatorias, les pedí a los chicos que cuando los vayan abriendo me devuelvan los que tienen dedicatorias. Encontré de cuando iba a la escuela todas las cosas que los compañeros ponen en las fotografías y los libros que le han regalado. A ella le gustaba, se reía mucho con La venganza de Don Mendo, y encontré que ya en el primario le habían regalado un libro con La venganza de Don Mendo. Se reía mucho con esa obra de teatro, ella tenía mucho sentido de humor. Alicia fue siempre muy compañera, mi casa siempre estaba llena de amigas, de compañeras. Era muy alegre, muy yo, con mucho carácter. Por ejemplo, te cuento una anécdota. Yo vivía en Devoto en un lugar grande, y había una chica que vivía en una habitación, se llamaba Anita, o se llama, debe de vivir. Alicia decía -todas querían jugar con Alicia- la que no juega con Anita no juega conmigo. Y entonces todos jugaban con Anita. Y esta chica, cuando mi hija tuvo la hepatitis y estuvo 40 días sin ir a la escuela, todos los días le traía todas las clases para que Alicia no las perdiera. Uno después de muchos años se da cuenta el valor que tienen esas cosas, claro primero lo ves como natural. Alicia tenía sus convicciones muy claras, y las hacía valer. Además era amiga y defendía lo que creía que había que defender. Una vez en el secundario la dejaron fuera de hora porque había defendido a una compañera. Yo llamé al colegio para que viniera pronto a casa, y me dijeron que estaba fuera de hora. Yo les dije: "los hago responsable si a mi hija le pasa algo en el camino, porque mi hija tiene un horario para llegar a casa y para salir de la escuela. Yo la voy a ir a buscar." Tanto es así, que ya la habían dejado salir y la fueron a buscar a la esquina. Fui a hablar con el rector. Me dijo que se había quedado por defensora de pobres, por salir a defender a una compañera, le contesté que dejaría de ser mi hija si no defendiera una injusticia. Alicia lloraba. Entonces dice el rector: "no ve que llora, debe estar arrepentida". Le pregunté: "Alicia, ¿estás arrepentida?". "No, mamá, lloro de impotencia, de bronca lloro".

- ¿Cuándo la secuestraron?
- El 5 de enero de 1978, la noche de reyes se la llevaron de su casa.
Con los pies en la tierra
Carlos Alonso, 1994
Mural en las Galerías Pacífico,
Buenos Aires
*

- ... y tu vinculación con las Madres cuándo comenzó?
- Tardé un poquito más. Ese día perdí a mis nietos también. El padre de mis nietos, mi hija estaba separada, se los llevó. Por dos años no los vi. Tardé más o menos seis o siete meses en venir, tal vez un poquito más. Yo quedé muy mal, hecha una piltrafa. Toda España se me vino encima, todo aquello que había pasado cuando era chica. Eso de ver la gente armada, eso de las desapariciones, eso de que yo en el camino había visto muertos, y no podías hablar, porque fusilaban en los caminos. Todas esas cosas terribles que pasó en España, se me vino todo encima. Y tardé como seis meses en reaccionar, pero cuando reaccioné ya me puse a luchar. No sé, fue algo que no ... mi marido, que no servía para esto, me protegió mucho en esos momentos. Eso lo llevó a la muerte, él hizo un cáncer. La impotencia del hombre de perder a su hija, de no poder hacer nada, y protegerme a mí, que siempre me vio tan fuerte, tan segura, me vio tan mal. El hizo muchas cosas mientras yo no las podía hacer. El vino a la plaza antes que yo, me dijo: "Poro, hay madres caminando en la plaza", y él me trajo. Es importante decirlo. Mi familia íntima toda me apoyó, y algunos otros que no eran tan familia ya los borré, y cuando se quisieron volver a arrimar les dije que no. Los amigos íntimos que tenía me respondieron, de los que tenés como amistades, no como amigos, esos no y también los borré. Yo tengo dos amigos, uno ya falleció que desde el primer día me acompañó a buscar a mi hija. Desde ya tengo a mi hermano y a mi cuñada que nos apoyan muchísimo. Tengo poca familia acá, tengo toda en España, por eso me tira ir a España a pesar de todo lo que pasó. A mi casa dejó de venir gente cuando lo de Alicia. Yo estuve varios días a mate y Paso de los Toros, no me pasaba nada. Ramón, un amigo incondicional, vino un día con pizza, siempre me acuerdo de eso. Yo no sé que sentí, sentí que tenía ganas de comer pero no era hambre, podía haber seguido sin comer. El cariño, el amor ... él tan consecuente venía todos los días. Muchos no se atrevían, ir a la casa de un desaparecido era un compromiso, un compromiso muy grande. No es un hombre con ideas políticas, tiene un buen corazón y es un amigo. Ese es Ramón; y el otro fue Luis, que hoy no está.

- ... y estos veinte años?
- Estos veinte años ..., primero cuando venía a la plaza, primero a extrañar a mi hija. Luego recuperar a mis nietos, con los que tengo una buena relación, nos queremos mucho. Mi marido vivió para sus nietos, el abuelo se daba maña para todo, el abuelo todo lo podía. Cuando recuperamos a los chicos vivimos una época de ilusiones nuevas. Nosotros habíamos comprado otra casa para mi hija, para que cuando volviera no fuera a la misma casa donde la habían secuestrado. Todas esas cosas que vos hacés pensando en el mañana. Y después, la enfermedad de él, que yo desde el primer momento supe lo que era, y ocultarle a él porque yo no quería que sufriera por eso. Tuvo mucha fuerza hasta último momento. Hay una cosa que tengo adentro mío. Mi marido se estaba muriendo y decía: yo lo único que quisiera es ver otra vez a Alicia. Por eso no podemos perdonar a los milicos, porque no únicamente nos sacaron los hijos, casi todas nosotras nos quedamos viudas. Nos deshicieron la familia. Pero estamos orgullosas de que no nos convirtieron en vegetales. Que seguimos luchando, que seguimos teniendo hijos. Le demostramos que no pudieron, que no los mataron, que acá están. Que nosotras todas tenemos una nueva familia: somos las Madres, que nos queremos mucho entre nosotras, que nos peleamos, que discutimos, como toda familia.

Fuente:
Historia de Porota: “Toda España se me vino encima”,
entrevista de Roberto Amigo.
Revolucionarios, en Razón y Revolución; nro. 3, invierno de 1997,
reedición electrónica,


«««°»»»

Enlace audiovisual (3’29”):
Entrevista a María de las Mercedes Colás de Meroño




«Che, acá no se viene a llorar, eh,
acá se viene a luchar,
así que levantate y vamos»

Es el diálogo de Porota con otra madre en Plaza de Mayo,
cuando Mercedes comenzó a ir a la plaza
luego de la desaparición de su hija Alicia Meroño.

***

Hoy al mediodía nos dejó Porota, Mercedes de Meroño.
Hacía ya varios meses que estaba muy enferma.
Después de la fractura de su cadera no se recompuso más.
Se fue despacito. Todos los días se moría un poco.
Ella era una de las Madres que había pasado dos veces por la tortura y el horror.
Porque ella estuvo en la Guerra Civil española,
donde fue fusilado su padre por ser antifranquista y revolucionario.
Allí, además, a ella le cortaron el pelo al cero, la pelaron,
para que todo el pueblo sepa que su padre había sido fusilado.
Siempre contaba eso Porota.
Y siempre hablaba de su Lodosa, en España, donde había nacido.
Y luego viene acá y cuando estaba bien, y feliz,
casada, con su hija y sus nietos,
le secuestran a su hija.
Y España se le vino de vuelta a la cabeza.
Y ahí estuvo ella, con los dos horrores y terrores,
que nunca le dejaron. Siempre que hablaba los recordaba.
Se fue tranquilita, lentamente. Sin darse cuenta,
de a poquito. Se apagó despacito.
Otra compañera que se va y nos deja un vacío enorme.
Pero la vida sigue.
Así somos las Madres: estamos lo más enteras que podemos,
cada vez que se va alguna
se nos va un pedazo de nosotras mismas.
Pero sabemos el compromiso que tenemos
con nuestros hijos y que debemos seguir.
Porota se fue despacito. Lentamente. Sin darse cuenta.
Estaba en la cama, y de repente... se cortó.
Seguramente estará ahora diciendo
"ay, Lodosa, Lodosa mía", como siempre nos decía.

Hebe de Bonafini

***
lustración de Carlos Alonso,
en Juan Gelman,
Bajo la lluvia ajena


*

Alicia Norma Meroño Colás de Grodzinski
Desaparecida el 5/1/78
Tenía 31 años

Alicia era muy bonita, y de adentro era mucho más linda todavía. Era muy simpática, muy dada con todo el mundo, muy solidaria. Le gustaba la lectura y el teatro. Le gustaba mucho reír y tenía muy buen sentido del humor. Había cursado estudios secundarios en el Instituto Angel D'Elía. Alicia fue siempre muy compañera, su casa siempre estaba llena de amigas. Defendía la injusticia.

Era divorciada y tenía hijos (quienes quedaron con el padre después de su desaparición).
Fue secuestrada en su domicilio en Capital la noche de Reyes.

No tenemos testimonio de su paso por un CCD.

Su padre, que luego murió de cáncer, fue el primero en ir a la Plaza.
Su madre, Porota, se unió a Madres de Plaza de Mayo.
Su abuelo materno había sido fusilado durante la guerra civil española.

Fuente:
Desaparecidos en Argentina, Alicia Norma Meroño Colas


«««°»»»

MEMORIAS DE ABRIL, HOY Y SIEMPRE


EL PARAÍSO DE LOS IMPUNES

LA JUSTICIA INJUSTA

“¿De qué nos sirve la libertad,
si no hay justicia, María Pilar?”

Cita de la canción “María Pilar",
de Teresa Parodi.
Frente del Instituto de Profesores Artigas,
Aguada, Montevideo.

*

Es contradictorio pero es:
Uruguay es un país donde continuamente se vociferan
y se legislan aumentos de penas
y disminuciones para la edad de imputabilidad,
y contemporáneamente los delitos de lesa humanidad
cometidos durante la última dictadura cívico-militar,
junto a los más graves delitos,
normalmente denominados de cuello blanco,
cuentan con una gran impunidad.
Conmemoración del golpe de Estado,
frente al Ministerio de Defensa,
Avenida 8 de Octubre, Montevideo.
27/06/2015

*

Se podrían citar innumrables casos,
pero el mes de abril
presenta algunos casos tristemente históricos,
donde la injusticia
de la llamada justicia uruguaya queda evidente:

16 de abril de 1984.
Asesinato de Vladimir Roslik.

Muerte por torturas.
Fue el último asesinato de la dictadura.

Según cuanto informa el Observatorio Luz Ibarburu,
la causa fue iniciada en 1987
y en la actualidad se encuentra aún en la etapa de presumario,
en el Juzgado Letrado de 1º Instancia de Fray Bentos
1º Turno; Río Negro.
Conmemoración de Vladimir Roslik
Placa conmemorativa del asesinato impune
del médico Vladimir Roslik,
ocurrido el 16 de abril de 1984.
Batallón de Infantería número 9 de Fray Bentos,
Departamento de Río Negro, Uruguay.

*
En agosto de 2018, el Observatorio Luz Ibarburu,
en representación de la viuda de Roslik,
María Cristina Zabalkin,
y de su hijo Valery
pidió que se desarchive la denuncia
por el asesinato impune del médico,
ocurrido el 16 de abril de 1984
en el Batallón de Infantería número 9
de Fray Bentos.
A 37 años del delito no hay ningún procesado.

*
17 de abril de 1072
Pancartas de la Memoria
Conmemoración del asesinato de ocho obreros comunistas
en el Seccional 20 del Partido Comunista del Uruguay.
Avda. Agraciada esquina Valentín Gómez;
barrio Prado, Montevideo.

*
Asesinato de “Los 8 de la 20”.

Ocho obreros comunistas que se encontraban en el seccional
20 del partido en Montevideo,
fueron cobardemente asesinados:
Luis Alberto Mendiola,
Elman Fernández,
Raúl Gancio,
Justo Sena,
Ricardo González,
José Abreu, Ruben López
y Héctor Cervelli

(fallecido días mas tarde como consecuencia de las heridas recibidas).
A 49 años del delito no hay ningún procesado; la causa fue archivada.

*

Colección “Tejiendo Memorias”

Al final de este viaje en la vida quedará
nuestro rastro invitando a vivir.


Silvio Rodríguez, “Al final de este viaje”

*

Listado de álbumes, archivo en formato pdf,
en: Tejiendo Memorias

*

Album fotográfico de la Memoria:

Pancartas de la Memoria.
Los ocho de la 20


Descripción:
Imágenes relativas a la conmemoración de los ocho asesinados
en el local del seccional 20 del Partido Comunista del Uruguay.
El 17 de abril de 1972,
fue asaltado el local del Seccional 20º del Partido Comunista de Uruguay,
por más de 500 efectivos militares, policiales y paramilitares fascistas.
Ocho obreros comunistas fueron asesinados.
En 2014 el seccional 20 de Montevideo,
fue declarado Monumento Histórico Nacional.
El 21 de abril de 2018, conmemorando esos hechos,
se colocó en el frente del local una placa que dice:
«En este local partidario fueron asesinados por el fascismo,
8 obreros comunistas.
Que sus nombres nunca se asocien a la tristeza.
Nunca más terrorismo de Estado».


*

21 de abril de 1974.
Asesinato de “Las Muchachas de Abril”:
Laura Raggio,
Silvia Reyes
y Diana Maidanic.


MUCHACHAS DE ABRIL
Revelando a las Muchachas de Abril

Lilián Castro y Manuela Aldabe
Impresión en cianotipia

La acción artística será revelar a las muchachas, revelando fotografías del memorial en Brazo Oriental, una fotografía por cada una de ellas. En el Museo de la Memoria imprimiremos al sol las fotografías con una antigua técnica de exposición y revelado al sol, sobre lienzo.

Buscamos revelar el tema, hacerlas presentes a través del proceso fotográfico que filmaremos y pondremos en internet.
El resultado será la impresión de tres retratos en lienzo, uno por cada muchacha.

Una vez impresas las fotografías sobre lienzos,
pondremos la tela con las fotos impresas en una canasta con materiales de bordado.
La canasta irá de casa en casa e iremos bordando la sábana,
cada intervención con hilos será un aporte a esa red de memoria entorno a las muchachas.

Muchas veces las mujeres bordaron durante sus cautiverios, y otras bordaron las pertenencias de sus hermanos, compañeros, padres que estaban presos.

*


Documental
MUCHACHAS DE ABRIL
de Ignacio Guichón

Miércoles 21 de abril de 2021,
a las 22 hs.

se puede ver aquí:
TV CIUDAD

*

El operativo militar comenzó a las 2.30 hs.
del domingo 21 de abril.
En febrero de 2021, a 47 años del delito,
informa La Diaria (25/02/2021), que:
El fiscal especializado en Crímenes de Lesa Humanidad,
Ricardo Perciballe,
pidió el procesamiento de los militares retirados
José Gavazzo,
Juan Rebollo
y Eduardo Klastornick
por la masacre de “las muchachas de abril” en 1974,
informó el medio 25siete y consignó Montevideo Portal.
Según indicó el fiscal al portal
“hay elementos de convicción suficientes para sostener
que hubo un homicidio y que en ese homicidio
las personas que fueron imputadas son responsables”,
es decir Gavazzo, Rebollo y Klastornick.
Perciballe pidió que los tres sean formalizados como coautores y detalló:
“Las muertes fueron muy duras,
con unas ráfagas de ametralladora brutales
contra tres muchachas indefensas.
No se sabe quién las ejecutó,
no se sabe quién es el autor material.
Ellos eran los responsables del operativo
y como responsables del operativo responden como tales”.

***
Justicia
Memoria y justicia para Plef
Mural en Avda. Italia y Propios
Montevideo.

*

En el marco de abril se encuadra la liberación de Eduardo Ferro.
Llega extraditado un 27 de marzo
y el 15 de abril sucesivo ya está en libertad.
En escasos veinte días se decreta la libertad
de un indaagado como pluriasesino,
mientras que el caso de Roslik espera justicia desde hace 37 años,
no hay ningún procesado;
los 8 de la 20 esperan justicia desde hace 49 años,
no hubo ningún procesado
y la causa fue archivada;
el caso de Las Muchachas de Abril espera justicia desde hace 47 años,
no hay ningún procesado.

*

¿Por qué tanta celeridad en liberar a Ferro,
sin ni siquiera ponerle tobillera,
y absoluta impunidad en los demás casos?

*

¿Estamos en un estado de derecho
o en un estado de injusticia?


***


ADAGIO EN MI PAÍS.
MALENA MUYALA CANTA ZITARROSA


Enlace audiovisual (6’51”):
Adagio en mi país






Descripción:

“Malena Muyala canta Zitarrosa”, espectáculo realizado en la Sala Zitarrosa, Montevideo, el 10 de marzo de 2020.

Anunciando dicho espectáculo, se dice en el portal de la Sala Zitarrosa:

«El 10 de marzo es el cumpleaños de Alfredo Zitarrosa. Ya es tradición en esta sala que lleva su nombre como homenaje permanente, recordarlo a través de diferentes miradas sobre su obra. Cada año, conjuntamente con la Fundación Zitarrosa, ofrecemos una propuesta de calidad, en una mezcla de homenaje y agradecimiento. En este aniversario, tenemos la alegría de hacerlo a través de la voz de Malena Muyala. Alfredo Zitarrosa es uno de los máximos referentes de la música uruguaya. Cantautor, poeta y escritor es considerado uno de los grandes artistas en Iberoamérica. La música de Alfredo tiene una fuerte raíz en nuestro folclore, acompañada del tango y la milonga con sus ritmos y guitarras. Qué mejor oportunidad de brindarle un cálido homenaje a su legado que sea con Malena Muyala interpretando su cancionero en su 84° aniversario.

El espectáculo también dialoga con el Ciclo Ellaz, ese espacio en donde las mujeres se apropian de la Sala Zitarrosa (más allá de una presencia constante durante todo el año) con diversos estilos musicales y películas durante todo el mes de marzo. Malena Muyala se presenta en formato dúo, acompañada por el músico y compositor Gustavo Montemurro. Un espectáculo colmado de cálidos relatos, melodías y poética nacidas de la raíz musical de la región rioplatense.»

Acompañan el cantar, una fiesta del color y de la imagen, representada por pinturas murales en barrios de Montevideo.

***

Audio
Adagio en mi país

En la voz de Malena Muyala,
Gustavo Montemurro en teclados.
Letra y música de Alfredo Zitarrosa.
Disco LP: “Adagio en mi país” (Microfón en Argentina, Cantares del Mundo en Uruguay, 1973)

***

Letra: Adagio en mi país

En mi país, que tristeza,
la pobreza y el rencor.
Dice mi padre que ya llegará
desde el fondo del tiempo otro tiempo
y me dice que el sol brillará
sobre un pueblo que él sueña
labrando su verde solar.
En mi país que tristeza,
la pobreza y el rencor.

Tú no pediste la guerra,
Madre Tierra, yo lo sé.
Dice mi padre que un solo traidor
puede con mil valientes;
él siente que el pueblo, en su inmenso dolor,
hoy se niega a beber en la fuente
clara del honor.
Tú no pediste la guerra,
Madre Tierra, yo lo sé.

En mi país somos duros,
el futuro lo dirá.
Canta mi pueblo una canción de paz,
detrás de cada puerta
está alerta mi pueblo
y ya nadie podrá
silenciar su canción.
Y mañana también cantará.
En mi país somos duros,
el futuro lo dirá.

En mi país, qué tibieza,
cuando empieza a amanecer.
Dice mi pueblo que puede leer
en su mano de obrero el destino
y que no hay adivino ni rey
que le pueda marcar el camino
que va a recorrer.
En mi país, que tibieza,
cuando empieza a amanecer.

En mi país somos miles y miles
de lágrimas y de fusiles.
Un puño y un canto vibrante,
una llama encendida, un gigante
que grita: ¡adelante… adelante!

***

MEMORIAS DE PUNTA RIELES, Y OTRAS DE POLLERAS


TEJIENDO MEMORIAS

A GALOPAR

A galopar ...
Detalle de los mosaicos en cinta en el pavimento.
Plaza de la Memoria.
Camino Maldonado y Aries,
Punta de Rieles, Montevideo

*

Crónicas de la resistencia
Colección “Tejiendo Memorias”

Al final de este viaje en la vida quedará
nuestro rastro invitando a vivir.


Silvio Rodríguez, “Al final de este viaje”

*

Listado de álbumes, archivo en formato pdf,
en: Tejiendo Memorias

***

Album fotográfico de la Memoria:

A galopar.
Memorias de Punta Rieles


Descripción: Imágenes de la cárcel
y de la Plaza de la Memoria en Punta de Rieles,
en Montevideo


MEMORIAS DE PUNTA RIELES

La próxima vez, ¡dos!


Las Tejedoras

Memoria para armar - Las Tejedoras (1)


Patricia caminaba junto a otras cinco o seis compañeras, o quizás fueran más; el número total no lo recuerdo, pero tengo en cambio bien nítida la carita risueña y vivaz de Patricia, cuando narraba esta breve historia del penal de Punta de Rieles.

Caminaban hacia la huerta de la cárcel, sin tener ni siquiera la alegría de saber que al menos parte del producto de su trabajo en la huerta estaría destinado a las presas o a sus familiares. En realidad la buscada utilidad de ese trabajo era humillarlas, no era y nada tenía que ver con ese contacto diario con la tierra que al final hace sonreír orgullosos ante los frutos.

Quizás la tierra también sabía cuánto significaba el trabajo de esas mujeres y por eso se esforzaba para regalarles al menos un poquito de esa gran solidaridad que veía entre ellas. Lo hacía a su manera, es decir con sus frutos, y ese día, cuando vio llegar a Patricia y sus compañeras, recibió al grupo susurrándole que había escondido para ellas un regalito: tantos rabanitos, frescos, picantitos y bien rojitos granada. El grupo de presas no tardó en descubrir el regalo y Patricia, tentada, escondió uno de los rabanitos entre sus ropas, tejiendo y enhebrando así hilitos de vida, como era costumbre entre las compañeras, en aquellos tiempos, en aquel pedacito de tierra cercado, allá en el penal de Punta de Rieles.

Ahora las mujeres están volviendo a la celda que comparten. Patricia quiere llegar lo antes posible a la celda; teme por sus compañeras y por ella misma, que las sancionen a todas por haber robado un rabanito; y quiere salvar ese tesoro que lleva en sus ropas.

Llegan a la celda y, mientras todas cuidan que la guardia no las vea, Patricia divide el ya minúsculo rabanito en tantas partes como el número de compañeras. Gran festín, todas sentadas, saboreando su fresca partecita, y en ese momento Patricia levanta su mano izquierda con el índice y el mayor abiertos en V. No sólo festeja la victoria solidaria del grupo, sino que mirando a sus compañeras, con su misma carita risueña y vivaz, exclama:

La próxima vez, ¡dos!

*

Audio (5’03”):

La próxima vez, ¡dos!

***


HISTORIAS DE LA HUERTA DE PUNTA RIELES

Era lindo mirar el cielo

La memoria narrada en mosaicos
Plaza de la Memoria. Camino Maldonado y Aries,
Punta de Rieles, Montevideo

*

Al principio fue la época de la quinta de Célica y la "Vieja" Ochoteco,

y luego vino la larga etapa de la huerta del trabajo a desgano.

De esta segunda etapa fue la historia de los rabanitos, "La próxima vez: ¡dos!",

y esta nueva historia

"Era lindo mirar el cielo"

*

Audio (4’30”):

Era lindo mirar el cielo

***

Antígona Oriental

Antígona Oriental
Ultima función en el Teatro Solís,
5 de febrero de 2012

***


TESTIMONIOS EN ESCENA.
EL GALLO ROJO


Enlace audiovisual (6’04”):
Testimonios en escena






Descripción: Se muestran imágenes del espectáculo “Testimonios en escena”, que desarrolla fragmentos de la obra Antígona Oriental, cuya dirección correspondió a Volker Loscht y la dramaturgia a Marianella Morena.

La puesta en escena se hizo en el marco de los 20 años de Marchas del Silencio, con el auspicio de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos y con la participación de expresas políticas, hijas y exiliadas de la dictadura.

19 de mayo de 2015, en el Teatro Florencio Sánchez, Cerro, Montevideo.

*

¡Basta ya de impunidad!

VERDAD Y JUSTICIA

*

Audio:

Gallo rojo, gallo negro

de Chicho Sánchez Ferlosio,
en la voz de Carmen Baliero
(Signos, Pronunciamiento global por un No al neoliberalismo).

Dice Carmen Baliero en una entrevista a Página12, 01/02/2016:
“El gallo rojo” me atrajo porque es la única canción de protesta que pone en duda lo que dice. Deja la posibilidad de que la historia no sea como la cuenta el relator. Y eso tiene que ver con el anarquismo, que no se arroga el derecho de verdad histórica. El relator toma partido por el gallo rojo al que llama “valiente” en contra del gallo negro al que llama “traicionero”, pero lo que marca en el estribillo es que podría ser mentira lo que dice.

“¡Ay! Si es que yo miento,/

que el cantar que yo canto/

lo borre el viento...”


***

GALLO ROJO, GALLO NEGRO

Letra:

Cuando canta el gallo negro
es que ya se acaba el día.
¡Si cantara el gallo rojo,
otro gallo cantaría!

¡Ay! ¡Si es que yo miento
que el cantar que yo canto
lo borre el viento!

¡Ay! Qué desencanto
si me borrara el viento
lo que yo canto!

Se encontraron en la arena
los dos gallos frente a frente.
El gallo negro era grande
pero el rojo era valiente.

¡Ay! ¡Si es que yo miento
que el cantar que yo canto
lo borre el viento!

¡Ay! Qué desencanto
si me borrara el viento
lo que yo canto!

Se miraron cara a cara
y atacó el negro primero.
Se miraron cara a cara
y atacó el negro primero.

¡Ay! ¡Si es que yo miento
que el cantar que yo canto
lo borre el viento!

¡Ay! Qué desencanto
si me borrara el viento
lo que yo canto!

***

Relacionada con estos temas puede verse la entrada: 

TEJIENDO MEMORIAS

***

Fotografías, créditos
(1) Memoria para armar. Galería de imágenes en: 

Memoria para armar 1

Memoria para armar 2

Memoria para armar 3

***

TODO ESTÁ GUARDADO EN LA MEMORIA. AÍDA SANZ


CONSTRUYENDO MEMORIA,
RECONSTRUYENDO IDENTIDADES


Crónicas de la resistencia
Colección “Tejiendo Memorias”

Al final de este viaje en la vida quedará
nuestro rastro invitando a vivir.


Silvio Rodríguez, “Al final de este viaje”

*

Listado de álbumes, archivo en formato pdf,
en: Tejiendo Memorias

***

Album fotográfico de la Memoria:

Aída Sanz.
Construyendo Memoria,
reconstruyendo identidades


Descripción: Rescate de Aída Sanz,
desaparecida en diciembre de 1977.
El 11 de setiembre de 2019 se realizan actividades
en los sindicatos de la salud donde Aída tuvo actividad:
Afusmi (Asociación de Funcionarios del Smi)
y en Afcasmu (Ascociación de Funcionarios del Casmu).
El 22 de setiembre de 2019 se realiza un mural dedicado a Aída
en el que fuera su barrio: Villa Española, frente a Funsa,
en el predio del Centro Social “El Galpón de Corrales”.

Aída Sanz,
un mural en su nombre y por sus luchas
Centro social «El Galpón de Corrales»
calle Corrales esquina Suñer y Capdevilla,
frente a la entraada de Funsa,
barrio Villa Española, Montevideo.

si estoy en tu memoria
soy parte de la historia

vecina de nuestro barrio
y enfermera detenida-desaparecida
junto a su madre Elsa Fernández
en 1977 por la dictadura militar

***



TODO ESTÁ GUARDADO EN LA MEMORIA
Invitación audiovisual (3’08”):

Aída Sanz


Invitación audiovisual para el rescate de la memoria de Aída Sanz
Convocan las asociaciones sindicales Afusmi y Afcasmu,
y la organización social Plenaria, Memoria y Justicia.
Setiembre/2019, Montevideo, Uruguay.

* Audio:
Yo vengo a ofrecer mi corazón
Composición de Fito Páez,
cantada por Camila Gallardo.

***

Aída Sanz
Un mural por la memoria en Villa Española

***

Album fotográfico de la Memoria:

Aída Sanz.
Todo está guardado en la Memoria


Descripción: Rescate de Aída Sanz,
desaparecida en diciembre de 1977.

El 11 de setiembre de 2019 se realizan actividades
en los sindicatos de la salud donde Aída tuvo actividad:
Afusmi (Asociación de Funcionarios del Smi)
y en Afcasmu (Ascociación de Funcionarios del Casmu).
Convocatoria en sedes sindicales
para el rescate de la memoria de Aída Sanz,
compañera enfermera
detenida desaparecida en diciembre de 1977.
11/09/2019 en Afusmi y Afcasmu, Montevideo.

«Dos sindicatos, una trabajadora,
un barrio y la memoria»

***

Memorias y promemorias de los trabajadores de la salud
La túnica de trabajo de Aída Sanz,
detenida desaparecida
En la sede sindical de Afusmi, Montevideo,

***

Se recita y se canta en memoria de Aída Sanz y de sus luchas
En la sede sindical de Afcasmu, Montevideo

***


11 DE SETIEMBRE.
POR TODO CHILE

Enlace audiovisual (5’20”):
11 de setiembre, Por todo Chile,




* Descripción:
Todo está guardado en la memoria
En memoria de Aída Sanz
y en un nuevo aniversario del golpe en Chile.

* Audio
Por todo Chile,
de Daniel Viglietti, interpretada por Diego Kuropatwa
(en vivo, 11/09/2019 en la sede sindical de Afcasmu,
Ascociación de Funcionarios del Casmu).
***

ROMPEMOS EL SILENCIO. MEMORIA EN LIBERTAD


TEJIENDO MEMORIAS

Crónicas de la resistencia
Colección “Tejiendo Memorias”

Al final de este viaje en la vida quedará
nuestro rastro invitando a vivir.


Silvio Rodríguez, “Al final de este viaje”

*
Sus nombres ... sus figuras ..., ¡están presentes!
Memorial de los Desaparecidos.
Parque Vaz Ferreira,
Villa del Cerro, Montevideo

«««»»»

Listado de álbumes, archivo en formato pdf,
en: Tejiendo Memorias

***

Marcas de la Memoria
Sede sindical de Aebu
(Asociación Empleados Bancarios).
Los hijos del exilio;
la llegada, 26/12/1983

«««»»»

Album fotográfico de la Memoria:

Rompemos el silencio. Memoria en Libertad

Descripción: Imágenes del acto convocado por el colectivo
Memoria en Libertad
y llevado a cabo el 14 de octubre de 2019
en el Paraninfo de la Universidad de la República,
Montevideo,
para dar a conocer públicamente el pedido de la Institución Nacional de Derechos Humanos.
para que niñas, niños y adolescentes vulnerados y afectados por el terrorismo de Estado
sean considerados como víctimas directas del mismo.

¡Nunca más terrorismo de Estado!

«««»»»

TEJIENDO MEMORIAS. LAS MUCHACHAS DE ABRIL


LAS MUCHACHAS DE ABRIL

Crónicas de la resistencia
Colección “Tejiendo Memorias”

Al final de este viaje en la vida quedará
nuestro rastro invitando a vivir.


Silvio Rodríguez, “Al final de este viaje”

*

Listado de álbumes, archivo en formato pdf,
en: Tejiendo Memorias

***

Albumes fotográficos de la Memoria:

Las Muchachas de Abril. Diana, Laura y Silvia

Descripción: Marcas de la Memoria
Por Verdad y Justicia. ¡Nunca Más!
Patrimonios de cultura y lucha populares
La historia de nuestra gente y nuestros barrios
forma parte de nuestro Patrimonio.
Homenaje a tres luchadoras sociales:
Diana Maidanik, Silvia Reyes y Laura Raggio.

Las Muchachas de Abril: Diana, Silvia y Laura
***

Diana Maidanic
***

Silvia Reyes
***

Laura Raggio
***


SANTAMARTA. LARBANOIS Y CARRERRO
PANCARTAS DE LA MEMORIA

Enlace audiovisual (5’37”):
Santamarta. Larbanois y Carrerro. Pancartas de la Memoriaa



* Descripción:
Acto de conmemoración de las Muchachas de Abril,
Montevideo, 21 de abril de 2016.
Eduardo Larbanois y Mario Carrero participan con su cantar en la realización de este acto.

Acompaña al cantar pancartas de asesinados y desaparecidos durante el período del terrorismo de Estado en Uruguay. Algunas de las imágenes son fotografías de la intervención «Senderos de la Memoria» llevada a cabo los días 3 y 4 de febrero de 2018, en la Plaza Artigas de Piriápolis, y convocada por Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos, la Coordinadora de Apoyo y Crysol Piriápolis.
***

* Audio
Santamarta
Letra y música: Eduardo Larbanois y Mario Carrero
Disco CD: Canciones de Santamarta, Larbanois & Carrerro (Sello “Ayuí/Tacuabé”, 2001)
***

En relación con este tema puede también visitarse:

MEMORIAS DE ABRIL


***